Si me divorcio, ¿pierdo mi Green Card?

por | septiembre 6, 2022

Un divorcio es un momento complicado para cualquier pareja que lo atraviese, sin embargo una vez culminado ambas partes siguen adelante con sus vidas, sus trabajos y su hogar… pero si el caso es que uno de los tiene la residencia condicional por matrimonio, puede que deba enfrentarse a algunos problemas, y su permanencia en el país se vea en juego.

Acceso a la residencia permanente y sus plazos

 

Si el caso es que eres inmigrante y te casas con un ciudadano de EE.UU que reside en el país, podrás acceder a un estatus de residente permanente condicional, mientras estén casados por al menos 2 años.

Para poder acceder a la residencia permanente de manera definitiva, el cónyuge inmigrante deberá presenta una petición ante el USCIS dentro de los 90 días previos a cumplir los dos años de casados con el fin de obtener la residencia permanente. En tal caso, si el vínculo continúa en matrimonio, el inmigrante accederá a la residencia permanente definitiva y más adelante se podrá convertir en ciudadano de los EE.UU.

Pero la pregunta surge ante alteraciones en estos plazos. ¿Qué sucede si la pareja se divorcia antes de que el cónyuge inmigrante obtenga la residencia permanente definitiva? En tal caso el inmigrante podría ser deportado… aunque existen algunas excepciones, a continuación.

Excepciones a la regla de deportación si te divorcias antes de obtener la residencia permanente definitiva:

 

Si no tienes la residencia permanente definitiva y estás a punto de divorciarte, lo recomendable es acceder a un abogado de inmigración para que pueda brindarte el asesoramiento y herramientas necesarias y llevar adelante tu derechos. Para ello deberás comprobar que:

  • El matrimonio se contrajo de buena fe y que se llevó adelante debido a una causa ajena al inmigrante y no por conveniencia. Un tribunal confirmará esta información y recogerá datos acerca de si la pareja vivió junta como marido y mujer, si tuvo hijos o adquirió propiedades en conjunto.

  • Que el inmigrante podría encarar dificultad extrema si resulta deportado.

  • Que el inmigrante fue golpeado o tratado con crueldad extrema por su pareja ciudadano de EE.UU.

 

Si se pueden comprobar alguna de estas excepciones, el inmigrante podrá quedarse en los EE.UU.

Divorcio después de acceder a la residencia permanente definitiva

 

Si ya gozas de la residencia permanente definitiva, no tendrás necesidad de enfrentarte a una situación de deportación.

Ten en cuenta lo siguiente: si quieres convertirte en ciudadano, tomará más tiempo una vez divorciado, pues se requieren de tres años de residencia para un inmigrante que sigue casado con un ciudadano para acceder a la ciudadanía, pero en cambio se requieren de cinco años para un residente, si éste no sigue casado con el ciudadano estadounidense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *