Alcalde de Adjuntas: “La cosecha de café se perdió”

En el pueblo de la montaña hay 22 refugiados y 9 personas han sido rescatadas por las brigadas municipales

La cosecha de café de este año en Adjuntas iba a ser la más grande después del huracán María, pero los vientos y las lluvias torrenciales de Fiona, arrasaron con las fincas cafetaleras, lamentó hoy el alcalde del Pueblo del Gigante Dormido, Hiram Soto Rivera.

En Adjuntas, unas nueve personas han sido rescatadas en distintos barrios y sectores del pueblo montañoso, por deslizamientos de terrenos y por la crecida del río Cidra a consecuencia de las incesantes lluvias y los fuertes vientos que dejó a su paso por Puerto Rico el huracán Fiona.

“Acá lo más que hemos tenido son derrumbes y las fincas han quedado bien afectadas, especialmente, la cosecha de café, que iba a ser la más grande después del huracán María. Lamentablemente se perdió y eso no solamente afecta al agricultor, sino también, a los recogedores”, indicó el alcalde adjunteño a GFR-Media.

Recordó que Adjuntas es un pueblo agrícola, que depende de las siembras de café, farináceos y frutos menores. “Es el mayor productor de café de todo Puerto Rico”, indicó el alcalde popular.

Detalló que en la escuela superior José Emilio Lugo esta mañana había 22 refugiados, pero las lluvias no cesan por lo que el número podría aumentar.

El municipio completo está sin electricidad y el casco urbano tampoco tiene servicio de agua potable, informó Soto Rivera.

Dijo que ayer brigadas municipales rescataron a una familia de cinco miembros, cuya residencia fue impactada por un deslizamiento de terreno en el barrio Juan González, en la carretera que discurre entre Adjuntas y Utuado.

“Hubo que usar maquinaria para sacarlos de forma segura de la casa”, dijo para agregar que las personas se alojaron con familiares.

El Alcalde también dijo que las brigadas rescataron a un matrimonio en las Parcelas Irizarry, en el pueblo, por el desbordamiento del río Cidra, así como, a un hombre sin hogar y a una mujer de mayor edad, cuyas viviendas estaban en riesgo.

“El río parecía un brazo de mar”, describió el Alcalde. “Toda la noche llovió fuerte y seguían los vientos. Parecía que Fiona no había pasado todavía”, agregó.

Soto Rivera dijo que esta mañana se disponía a recorrer los barrios junto con las brigadas municipales para continuar despejando las carreteras y caminos que quedaron obstruidos.

Precisó que varias carreteras tuvieron que ser cerradas por los derrumbes entre ellas: la 518, que conduce a los sectores Garzas Juncos y Vaca Saltillo, la 143, que va de Adjuntas a Jayuya, la 135, de Adjuntas a Lares y la 5518, que es parte de la Ruta Panorámica. Dijo, además, que la 123, que conduce de Adjuntas a Ponce, fue cerrada de manera preventiva.

El Alcalde dijo que también esperaban hoy lograr acceso a áreas que permanecían incomunicadas.

“Aquí todos los barrios están afectados”, sostuvo Soto Rivera.

Adjuntas tiene 17 barrios y una población de 4,360 personas, según el censo de 2020.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*