5 maneras de hablarle a tus hijos para que se sientan amados

Palabras cálidas y enriquecedoras harán de tus hijos seres amados y cariñosos con ellos mismos y con quienes lo rodean. Repetir este tipo de comunicación todos los días es indispensable para que los más pequeños se sientan amados y apreciados.

Estas son las 5 maneras de hablarle a tus hijos para que se sientan amados:

1. Enséñale a tus hijos que son amados por lo que son y llegarán a ser:

 

Es importante que compartas con tu hijo desde muy pequeños actividades y momentos donde la atención la tenga exclusivamente él, y donde puedas demostrarle lo mucho que lo amas. Intenta dejar de lado las tareas domésticas e incluso dispositivos electrónicos para pasar tiempo de calidad juntos.

Los niños que se sienten amados por su entorno, tienden a desarrollar mayor autoestima, mejor rendimiento académico, mayor empatía y compasión con quienes lo rodean.

Dile por ejemplo: “Solías amar estos dibujitos animados cuando eras más pequeño, ahora te interesan otras cosas. Es divertido ver como creces y tus intereses cambian.”

2. Demuestra a tus hijos que expresar sus sentimientos ayudará a sus padres y entorno a saber qué necesitan y qué desean:

 

Tener un feedback con los sentimientos del niño le permitirá al niño comprender que lo que siente importa y que puede contar con el apoyo de sus padres para poder calmar o compartir un sentimiento sea cual fuese.

Tristeza, desilusión, enojo, miedo aunque también alegría, emoción, todos los sentimientos merecen ser compartidos. Dependiendo de la edad de tu hijo los demostrará de diferentes maneras: llantos, berrinches, o bien conductas desafiantes. Ignorarlos nunca es la respuesta.

Dile por ejemplo: “Lloras y no sé qué te sucede, intentaré abrazarte de una manera diferente para ver si eso ayuda”

 3. Orienta a tus hijos sobre las diferentes maneras de expresar los sentimientos:

 

Cuando son bebés el llanto y el grito son los caminos más accesibles que un niño tiene para expresar sus emociones y sentimientos, pero a medida que crecen es importante brindarle herramientas para poder manifestarse de otras maneras.

Resulta muy útil utilizar cuentos para ayudarle al niño a comprender que todos tienen sentimientos. Así pues compartir la lectura puede ser una gran oportunidad para hablar sobre los sentimientos que tienen los personajes de la historia y reflexionar acerca de cómo se manifiestan cuando no se sienten felices. Así el niño obtendrá mejores herramientas para cuando viva momentos de angustia o tristeza.

Dile por ejemplo: “Cuando me siento triste me gusta hablarlo con alguien y recibir un abrazo. En cambio otras veces elijo la soledad y el silencio para calmar el enojo. ¿A ti, qué crees que te ayudaría?”

 4. Cometer errores es parte del aprendizaje.

 

Un momento desafiante es una oportunidad para enseñarle a tu hijo que aprender algo nuevo requiere de tiempo, perseverancia y paciencia, y muchas veces en esos procesos se falla. Comprender desde pequeño que el error es parte del proceso hará del niño un adulto fuerte ante las adversidades que la vida le presente.

Dile por ejemplo: “¡Mirá, ya te sabes atar tus zapatos! Al principio fue muy difícil, pero no te rendiste, seguiste trabajando y ahora has aprendido a hacerlo por tu cuenta”

 5. Todos buscamos crecer como personas a lo largo de la vida. Nunca nos detenemos:

 

Que los hijos vean a sus padres cometer errores y fracasar pero luego trabajar para crecer y aprender aún más de esa experiencia, es el mejor ejemplo que un hijo puede tener. Ocultar los errores o los fracasos no ayudará en nada a los niños, de lo contrario se les estará vendiendo un modelo de vida que no existe, pues no siempre el resultado es el éxito.

Dile por ejemplo: “No estoy seguro de qué hacer en este momento, pero haré todo lo posible para escucharte y comprender lo que necesitas”. 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*