Ivana Trump tenía un viaje planeado la mañana siguiente a su muerte

Ivana Trump tenía muchos planes pendientes, y en su futuro más cercano estaba un viaje, una escapada que hacía mucho tiempo que deseaba: St Tropez.

«Era su primer viaje desde la pandemia, tenía miedo de contraer el coronavirus», decía su mejor amiga, Nikki Haskell, a Page Six.

«Ella era mi mejor amiga. La conocí la noche que conoció a Donald (Trump). Ni siquiera puedo decirte lo fabulosa que era, simplemente una gran amiga y la persona más asombrosa e inspiradora«, decía.

La amiga contó que Ivana tenía mucho miedo del COVID y que estuvo «totalmente encerrada» durante la pandemia. «Ella sólo caminó de su casa hasta un restaurante de al lado y tal vez uno o dos más a la vuelta de la esquina. Eso es todo», comentaba.

Después de más de dos años, Ivana Trump ya tenía ganas de salir de su país y hasta habían dicho con Nikki de viajar alrededor del mundo. «Estábamos contemplando cogernos dos meses libres y hacer un viaje por el mundo el próximo enero. Simplemente no lo puedo creer«, expresaba.

Haskell vio por última vez a Ivana hace tres semanas cuando cenaron juntas en un restaurante. Habitualmente iban a galas de la ciudad, incluido el Gabriel’s Angel Ball, para la investigación del cáncer. «Tenía muchas ganas de ir a Europa… Ella era mi mejor amiga«, finalizaba.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*