Padre de familia narra su escape con su esposa e hijos en tiroteo de Highland Park

Uhombre que logró sobrevivir junto con su familia al tiroteo en el desfile del 4 de julio en Highland Park, Illinois, narró los momentos de pesadilla que vivió al verse en medio del ataque, que dejó seis muertos y 31 heridos.

En declaraciones recogidas por People, Shawn Cotreau expresó que cada año viaja con su esposa Jacqueline y sus tres hijos desde Boston, Massachusetts, a Highland Park, Illinois, y que además de convivir con la familia de su esposa, acuden al desfile realizado en Central Street.

«Tuvieron el desfile nuevamente este año después de cancelarlo los dos últimos, así que sacamos nuestras sillas temprano, en nuestros lugares habituales», narró el hombre de 46 años. «Nunca imaginarías que se convertiría en algo como esto».

Los Cotreau se encontraban a 3 metros del hombre armado que abrió fuego el lunes en el desfile, asesinando al menos a seis personas e hiriendo a otras 24.

El tirador usó un arma de fuego y un rifle de alto poder para abrir fuego desde lo alto de un negocio de Highland Park.

Sus hijos no quieren salir de casa

Impactados por lo vivido, Cotreau señala que sus hijos, de 2, 9 y 11 años, están petrificados. «Mis hijos están conmocionados. No quieren salir de casa».

El hombre recuerda como, pensando que había oído petardos en el desfile, «miró hacia atrás, vio el arma y estaba mirando a este tipo disparándome».

¿Cómo era el tirador?

Cotreau dice que el pistolero era blanco y, aunque no podría calcular su edad, recuerda que el autor del tiroteo llevaba un sombrero y parecía tener cabello largo.

«Fue difícil para mí verlo», detalla. «Estaba en el techo y tenía el rifle frente a él. Vi la mayor parte del arma. Luego, vimos las balas golpear el árbol frente a nosotros, lo cual fue una locura».

La reacción oportuna de su esposa

El hombre señala que entró en acción luego de que su esposa Jacqueline le gritara que «se levantara y corriera».

«Era increíble», dice de su esposa. «Ella reaccionó de inmediato».

Emprendieron la huida para salvar sus vidas

Cotreau le dijo a People que tomó a uno de sus tres hijos y corrió por Central Park, girando hacia la izquierda en una calle lateral. Él y su familia se resguardaron tras un muro de hormigón hasta que los disparos cesaron.

«Esperamos a que cesaran los disparos antes de dirigirnos a mis suegros [que viven] a dos cuadras de distancia», dice. «Es increíble para mí que esto haya sucedido».

Cotreau no vio nada de la carnicería humana ocurrida en el lugar, pero escuchó que «había cuerpos cerca de nosotros».

El ataque perpetrado dejó seis personas fallecidas y 31 más heridas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*