¿Qué es comer conscientemente?

La alimentación consciente es la práctica de prestar atención al momento presente y estar completamente presente mientras come. Esto implica prestar atención a la experiencia sensorial de los alimentos, como el sabor, la textura y el olor. También implica ser consciente de su estado físico y emocional mientras come, incluidas las señales de hambre y saciedad, así como de los factores emocionales que pueden influir en el comportamiento alimentario.

Uno de los principios fundamentales de la alimentación consciente es la práctica de «comer con intención». Esto significa tomar decisiones conscientes sobre lo que comemos, por qué comemos y cómo comemos. Comemos cuando tenemos hambre y paramos cuando estamos llenos. También elegimos alimentos que nutren nuestro cuerpo y nos aportan energía y nutrientes.

La alimentación consciente también apoya una relación positiva con la comida que logra un equilibrio entre comer los alimentos que su cuerpo necesita para nutrirse y comer los alimentos que disfruta sin culpa ni estrés.

Otros principios clave de la alimentación consciente incluyen:

  • Come despacio y saborea cada bocado.
  • Presta atención al color, olor y textura de tus alimentos.
  • Evite distracciones como teléfonos o televisión mientras come
  • Escuche a su cuerpo y reconozca las señales de hambre y saciedad.
  • Seamos amables y compasivos con nosotros mismos y con nuestros cuerpos.

Beneficios de una alimentación consciente

Hay muchos beneficios al practicar una alimentación consciente. En primer lugar, puede ayudarnos a desarrollar una relación más sana y positiva con la comida y nuestro cuerpo. Al estar más en sintonía con nuestras señales de hambre y saciedad, podemos evitar comer en exceso y regular mejor nuestra ingesta de alimentos para adaptarnos a nuestras necesidades y cantidades únicas.

Además, una alimentación consciente puede ayudarnos a disfrutar más de la comida. Al probar cada bocado y prestar atención a la experiencia sensorial de la comida, podemos desarrollar una apreciación más profunda de los alimentos que comemos. Esto también puede ayudarnos a tomar decisiones alimentarias más informadas a medida que aprendemos a reconocer qué alimentos realmente nos satisfacen y cuáles no.

¡El placer es muy importante para nuestra experiencia gastronómica!

Las investigaciones muestran que una alimentación consciente puede tener un impacto positivo en la salud mental. Al estar presentes y conscientes mientras comemos, podemos reducir el estrés y la ansiedad asociados con la comida y la alimentación.

¿Qué es comer sin sentido?

A diferencia de la alimentación consciente, la alimentación consciente es la práctica de comer sin prestar atención a las experiencias del momento presente. Esto puede tomar muchas formas, incluido comer mientras está distraído (por ejemplo, mirando televisión o usando el teléfono), comer rápidamente o comer en respuesta a desencadenantes emocionales en lugar de hambre física.

Esta es una experiencia muy común con la comida. Esto es especialmente cierto si recién estás comenzando con una dieta equilibrada y una alimentación consciente. Así que sé un poco más compasivo contigo mismo durante este paso.

Comer sin pensar puede llevar a comer en exceso o a darse atracones, así como a otras consecuencias negativas para la salud. Si comemos sin prestar atención a las señales de hambre y saciedad de nuestro cuerpo, es probable que comamos más allá de la saciedad y consumamos más calorías de las que necesitamos.

Comer en respuesta a las emociones en lugar del hambre física puede ser utilizar los alimentos como un mecanismo de afrontamiento para lidiar con el estrés, la ansiedad u otras emociones difíciles. Comer emocionalmente no es una experiencia «mala», pero con el tiempo, si usamos la comida solo como una herramienta para afrontar nuestras emociones, esto nos dificulta procesar dichas emociones de una manera más solidaria a largo plazo.

Kim, una de nuestras estudiantes del Método de Nutrición Consciente, superó su problema de comer sin pensar mientras participaba en el programa. Dijo que aprovechó toda la capacitación, herramientas, estrategias y apoyo dentro de nuestro programa.

Efectos de comer sin pensar en la salud

El impacto más negativo que tiene la alimentación sin sentido en nuestro bienestar es nuestra relación con la comida. Cuando comemos porque estamos desconectados, desconectados o distraídos de nuestro cuerpo, estamos ignorando las verdaderas necesidades nutricionales de nuestro cuerpo.

Además, los estudios han demostrado que las personas que comen mientras están distraídas, como mirando televisión o usando sus teléfonos, consumen más calorías que aquellas que no están distraídas. Además, los que comen rápido tienden a consumir más calorías en general que los que comen lentamente. Aunque comer más alimentos no es «malo», puede generar hábitos de comer en exceso o comer más de lo que nuestras señales de hambre nos indican.

Además, el uso de la comida como mecanismo de afrontamiento del malestar emocional puede provocar conductas alimentarias desordenadas, como atracones o comer y comer emocionalmente en exceso, lo que puede afectar negativamente a nuestra salud mental y nuestro bienestar.

Cómo practicar la alimentación consciente

Practicar una alimentación consciente puede requerir algo de práctica, pero es una habilidad que cualquiera puede aprender. Aqui hay unas ideas para que puedas comenzar:

  1. Tómate tu tiempo y saborea cada bocado. Mastique la comida lentamente y tómese el tiempo para saborear plenamente el sabor y la textura.
  2. Come sin interrupción. Evite comer mientras mira televisión o usa su teléfono. Estas distracciones pueden impedirle concentrarse en la comida.
  3. Presta atención a tus señales de hambre y saciedad. Antes y durante las comidas, tómate un momento para notar qué tan hambriento o lleno se siente tu cuerpo. Aquí hay una excelente «Escala de hambre de alimentación consciente» creada para ayudarlo a conocer sus señales de hambre.
  4. Elige alimentos que nutran tu cuerpo. Elija alimentos ricos en nutrientes que proporcionen la energía y los nutrientes que su cuerpo necesita para funcionar de la mejor manera.
  5. Sea amable y compasivo consigo mismo. Recuerde, nadie es perfecto y está bien tener momentos de comer sin pensar. Cuando lleguen estos momentos, practica la autocompasión y el perdón.

La alimentación consciente y la alimentación sin pensar son dos enfoques de alimentación muy diferentes que tienen un impacto significativo en nuestra salud y bienestar. Al practicar la alimentación consciente, podemos aprender a prestar atención a las experiencias de nuestro momento presente y desarrollar una relación más saludable con la comida y nuestro cuerpo. Por otro lado, comer sin pensar puede provocar comer en exceso, tener conductas alimentarias irregulares y tener resultados negativos para la salud. Al ser más conscientes de nuestros hábitos alimentarios y tomar decisiones conscientes sobre qué, por qué y cómo comemos, podemos construir una relación más saludable con los alimentos y mejorar nuestra salud y bienestar general.

Encuentra libertad y nutrición equilibrada.

Tener una relación equilibrada y pacífica con la comida.

Si quieres desarrollar una relación más saludable con la comida y cambiar tus hábitos alimentarios, únete al Método de Nutrición Mindful, un programa de coaching grupal online. Nuestro programa está diseñado para ayudarle a cultivar un enfoque consciente de la alimentación y desarrollar una relación más saludable con la comida y su cuerpo.

Utilice nuestro sistema de tres partes para ayudarle a encontrar el equilibrio, disfrutar plenamente de su comida y fortalecer su relación con la comida para sentirse seguro, equilibrado y en paz. Aprenderá las habilidades y estrategias que necesita para realizar cambios duraderos en su salud y bienestar. No espere para comenzar su viaje hacia una vida más saludable y feliz.

Únase hoy al Método de Nutrición Consciente y descubra el poder transformador de la alimentación consciente.