En ocasiones, cuando retomamos nuestras actividades después de un periodo vacacional cuando nuestros horarios son más flexibles y tenemos más tiempo para actividades relacionadas con el ocio, podemos sentirnos abrumados o desbordados. similarmente, Cuando regresas de vacaciones, puede resultar difícil reordenar tu tiempo para lograr una rutina armoniosa que respete tu bienestar físico y emocional. ¿Sientes un sentido de identidad?

Si lo veo. Digamos con amor que es natural. Volver de vacaciones y retomar una rutina de cuidado personal es una curva de aprendizaje emocional. Y además, significa cambio, cambio de ritmo, de ambiente, de relaciones, de espacio, de enfoque, etc. Suele ser estresante.

Ser especifico, Rutina Hablamos del hábito de realizar actividades todos los días simplemente por práctica, sin necesidad de planificar cada día. Por eso es importante desarrollar adecuadamente nuestra autonomía, autoestima y confianza. Considere nuestras circunstancias, circunstancias y necesidades.

Tener una rutina nos permite organizar nuestro tiempo, lo que a su vez nos da claridad mental, nos hace sentir útiles y nos da energía para afrontar las diversas tareas que debemos realizar durante el día. En este artículo, veremos las mejores formas de lograr una buena rutina de cuidado personal.Perseguimos nuestro bienestar personal.

1. Centrarse en el cuidado personal.

eso cuidados personales Consiste en Qué hacemos para mejorar nuestra calidad de vida, para hacernos sentir personas realizadas y felices. Para eso, Necesitamos tener en cuenta nuestras emociones y sensaciones. Reconócelos, escúchalos y cuídalos con cariño. Podría ve a buscar El bienestar que necesitamos.

A menudo sentimos que no tenemos suficiente tiempo en el reloj y nos sentimos tan abrumados por la cantidad de cosas que «tenemos que» hacer que nos convertimos en la máxima prioridad en nuestra vida diaria. Generalmente escuchamos cosas como:

  • «No hay tiempo»
  • «No tengo tiempo para concentrarme en mí mismo».
  • «Estoy muy cansado, pero ahora no es el momento de descansar».
  • «Hay mucho que hacer y poco tiempo».
  • «cero…»

Este diálogo interno puede afectar nuestra autoestima, reduciendo nuestra confianza y motivación para realizar actividades. ‘Para combatir el sentimiento deno nos da vida«, es necesario Reconocer lo que nuestro cuerpo siente, tanto emocional como físicamente, y partir de ahí. organizarnos Respeta el nivel de energía que puedes mostrar a lo largo del día.

Cuando hablamos de autocuidado, significa incorporar a tu rutina diaria actividades que sean placenteras y te brinden comodidad y alegría. No todo se fabrica/produce. Tenemos que darnos permiso de ser, de sentir, de estar.

2. ¿Cómo creas una rutina que te haga sentir cómodo?

a) Organiza tu tiempo

En primer lugar, gestión del tiempo Es un requisito, Este es el proceso de dividir el tiempo disponible según las tareas que cada persona necesita realizar. La gestión eficiente del tiempo conduce a una mejora de la productividad y la calidad de vida.

Para lograr la organización en nuestro tiempo, Es importante reconocer nuestras prioridades. En el proceso de desarrollar el bienestar personal podemos encontrar diferentes áreas en las que dedicamos nuestro tiempo. Por ejemplo, algunos de ellos son: Actividades que brinden alimentación y descanso, tiempo compartido con personas que aprecias, desarrollo profesional, energía, consciencia y desarrollo personal.

En base a esto, lo necesario Secuencia tus tareas, asigna el tiempo necesario para cada tarea y observa si alguna tarea se puede delegar o abandonar. Esto nos da una sensación de logro al completar una tarea y fortalece nuestra confianza para continuar con nuestra vida diaria. Planificar nuestro tiempo puede darnos más espacio para actividades que nos resultan agradables, pero que normalmente quedan de lado por “falta de tiempo”. Recuerda que tú también eres importante y mereces hacer lo que te haga feliz.

b) Respetar los momentos de descanso

El descanso es muy importante cuando se trata de nuestro bienestar. En principio y de forma algo generalizada, nuestro cuerpo necesita entre 7 y 8 horas de sueño. descansar y recargar Para afrontar las actividades que hay que realizar al día siguiente.

Asimismo, debemos reconocer el privilegio de hacer una pausa. Descansar durante el día nos da tranquilidad, confianza y nos ayuda a conectar con cómo nos sentimos. A menudo estamos tan atrapados en el ajetreo y el bullicio de la actividad que no podemos ver lo que sucede dentro de nosotros y nos resulta difícil conectarnos. Hacer una pausa, respirar y tomarse un momento le ayudará a sentirse mejor. Durante el descanso podemos hacer ejercicios de reflexión, meditación, escuchar música, tomar el sol o hacer cualquier cosa que nos traiga paz a cada uno de nosotros.

c) Escucha tus sentimientos

Todo el día, Podemos experimentar muchas emociones y sensaciones. Algunas personas pueden crear más felicidad que otras, pero debemos permitirnos sentir pase lo que pase. Conectar con nuestras emociones no es fácil, pero sin duda es gratificante. Nuestra especialidad son las dimensiones sociales y emocionales de las personas, por lo que desde una perspectiva de aprendizaje y autogestión emocional, esto es algo que tenemos mucho en nuestras sesiones privadas y gimnasio emocional.

Cada emoción presentada; Nos habla, nos dice cómo nos sentimos y cómo nos afectan determinadas situaciones. Para el autocuidado es importante escuchar, respetar y tratar con cariño tus sentimientos, sin juzgarlos, sino convivir con ellos. Para eso, Puede resultar útil llevar un diario emocional donde registremos las emociones que sentimos y las situaciones que las desencadenan.

Esto nos permite conectarnos más con nosotros mismos como personas y respetarnos mientras realizamos nuestras actividades. Hay tareas que no son necesarias y te causan molestias, y si las observas en un diario, puedes evitarlas, cambiarlas, mejorarlas o delegarlas. Por el contrario, si hay una actividad que nos aporta alegría, consuelo y estabilidad, sería buena idea repetirla o buscar una actividad similar.

d) Comparte tu tiempo con personas que aprecias

Debido a que los humanos somos seres sociales, compartir tiempo con nuestros seres queridos puede ser beneficioso para nuestro bienestar. Hablar con sus seres queridos, realizar actividades divertidas juntos, Compartir comida puede traernos alegría y consuelo. Nos ayuda a sentirnos juntos.

muy muy, Compartir lo que nos pasó física y emocionalmente con alguien que nos entiende puede ser de gran valor cuando conecta con cómo nos sentimos. Esto ayuda por tanto a crear una red emocional donde nos sentimos comprendidos y acompañados. Podemos volvernos más conscientes de lo que sentimos, reconocer que es normal y saludable experimentar una variedad de emociones y tratar de honrarlo y comprendernos a nosotros mismos. En Emotional Gym se crea un espacio de escucha, empatía y calidez. Cada persona puede compartir sus sentimientos y recibir apoyo, comprensión y afecto de la otra persona. familia emocional.

Regresando de vacaciones

A veces, Es natural sentirse un poco abrumado por las tareas pendientes y, a menudo, olvidarse de cuidar de sí mismo. Pero no te juzgues por eso. Esto le sucede a mucha gente. Un mejor enfoque es aceptar la forma en que se realiza la actividad y centrarse en ver qué se puede mejorar. El primer paso es reconocerlo. Cuando nos damos cuenta de que no somos una prioridad y nos hemos olvidado de cuidarnos, podemos intentar avanzar paso a paso a través del amor y el respeto.

Como mencionamos anteriormente, puedes empezar por organizar tu tiempo, respetando el descanso, escuchando tus emociones y compartiendo tiempo con tus seres queridos.

No debemos olvidar eso. Cada persona es diferente, valiosa y única tal como es. Necesitas saber que eres importante y que buscar el cuidado personal en tu vida diaria es una forma de darte amor y respeto. Algunas de las personas que me acompañaron a las sesiones individuales también quedaron abrumadas; Con un autocuidado adaptativo o personalizado y paso a paso, las cosas mejoran.