El triángulo de la salud es un marco y una herramienta de visualización que le ayuda a comprender los tres aspectos clave del bienestar general: salud física, mental y social. Cada área está interconectada y juega un papel importante para lograr el equilibrio.

¿Qué es el triángulo de la salud?

Creado inicialmente como un proyecto escolar y adoptado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Triángulo de la Salud es una herramienta para comprender y equilibrar su propio bienestar único. La mayoría de nosotros estamos familiarizados con nuestra salud física y mental, pero a veces es difícil saber dónde gastar nuestro tiempo y energía.

Además, la salud social es un aspecto del bienestar que a menudo se pasa por alto. Al adoptar y comprender el triángulo de la salud, puede utilizar esta herramienta de visualización y autoevaluación para comprender mejor sus propias áreas de oportunidad.

Uno de los beneficios del triángulo de la salud es el reconocimiento de que la separación entre aspectos de la salud es un mito engañoso. En realidad, el bienestar físico, mental y social están interconectados y cada uno afecta al otro. El equilibrio entre estos tres aspectos es primordial para la longevidad y la satisfacción con la vida.

¿Qué es la salud física?

La salud física es probablemente el aspecto más familiar del triángulo de la salud. La salud física se refiere a la condición del cuerpo y su capacidad para prosperar en la vida cotidiana. Estos aspectos del triángulo incluyen nutrición, ejercicio, sueño y ausencia de enfermedades. Nuestra salud física afecta nuestro estado de ánimo, energía, capacidades físicas y calidad de vida en general.

¿Qué es la salud mental?

La salud mental es otro aspecto comúnmente conocido del bienestar. Para el triángulo de la salud, esto se refiere al bienestar emocional y psicológico e incluye equilibrar las emociones negativas y positivas, la relación consigo mismo, cómo tolera y gestiona el estrés y la resiliencia ante los desafíos de la vida. Aunque muchas personas piensan que la salud mental es la ausencia de problemas de salud mental, el campo de la psicología positiva ha agregado herramientas e ideas sobre la salud mental y los aspectos positivos de la vida.

¿Qué es la salud social?

La salud social se relaciona con la calidad de las relaciones e interacciones con otras personas y es un aspecto del bienestar que a menudo se pasa por alto. Los humanos somos sociales y necesitamos redes de apoyo y creencias compartidas para llevarnos bien. Estos aspectos del triángulo de la salud incluyen habilidades de comunicación, apoyo, pertenencia y la sensación de que cada uno de nosotros importa. “Se trata de ser valorado y agregar valor”, dice el Dr. Isaac Prilleltensky de la Universidad de Miami.

¿Por qué es importante el triángulo de la salud?

El triángulo de la salud es una herramienta que te ayuda a medir el equilibrio de tu salud general. Como triángulo equilátero con lados iguales, representa aspectos igualmente importantes de la salud y el bienestar. A muchos de nosotros nos han enseñado a priorizar nuestra salud física, pero es posible que no valoremos los aspectos mentales y sociales.

O bien, algunas personas pueden descuidar el sueño y el ejercicio al priorizar las contribuciones de amigos y comunidad. Si se toma el tiempo para evaluar el equilibrio de su propio triángulo de salud, podrá abordar áreas de bienestar que quizás esté descuidando.

Desequilibrio en el triángulo de la salud

Cuando ignoramos un aspecto de nuestra salud, esa área puede desequilibrarse. Sin prácticas equilibradas, un individuo puede comenzar a deteriorarse, lo que eventualmente puede debilitar o impactar negativamente otros aspectos de su salud general. Por ejemplo, la soledad tiene consecuencias negativas para la salud física y mental. Las conexiones son un aspecto del lado social del triángulo, pero debilitarlas tiene un impacto negativo en los otros dos lados.

Factores que afectan el equilibrio

Los factores que afectan nuestra salud y bienestar se denominan determinantes de la salud. Algunos factores determinantes, como la cultura de origen o la genética, escapan a nuestro control. Otras cosas, como el comportamiento o las solicitudes de soporte, están bajo nuestro control. Reconocer un desequilibrio puede resultar abrumador, pero también es importante reconocer qué se puede hacer para cambiar el equilibrio.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los determinantes de la salud incluyen:

  • Genética y rasgos personales – Aspectos no maleables de un individuo, incluidos los efectos duraderos de los trastornos y predisposiciones genéticas, la identidad sexual y de género, la raza y las experiencias de vida que no se pueden cambiar fácilmente.
  • ambiente – Incluye el entorno social, económico y físico. Algunos son variables, como encontrar una comunidad de apoyo. Otros, como la inevitable contaminación ambiental, lo son menos.
  • acción – Este aspecto se refiere al autocuidado, la mentalidad y las elecciones de estilo de vida, así como a evitar conductas adversas como el abuso de drogas y alcohol.
  • educación – La OMS reconoce que las personas con niveles más bajos de educación tienen más probabilidades de tener mala salud y sufrir más estrés, falta de confianza y autoeficacia.
  • Tratamiento médico – El acceso y el uso regular de atención y tratamiento preventivos ayuda a mantener la salud y el bienestar físico y mental.
  • de la sociedad – Apoyo de familiares, amigos y organizaciones comunitarias, así como costumbres, tradiciones y creencias que puedan tener un impacto beneficioso o negativo en el estado de salud.

¿Está equilibrado tu triángulo de la salud?

Evalúa el equilibrio de tu triángulo de la salud con este sencillo cuestionario.

Instrucciones: Responda sí o no a cada pregunta. Sume las puntuaciones de cada sección y compare el saldo de cada una. En un triángulo de salud equilibrado, los tres elementos tienen puntuaciones similares.

Físico

  1. ¿Hace regularmente ejercicio que le sienta bien a su cuerpo?
  2. ¿Duermes entre 7 y 9 horas la mayoría de las noches?
  3. ¿Sigue una dieta equilibrada y nutritiva y come de forma constante?
  4. ¿Visita regularmente a su médico y a otros profesionales de la salud?
  5. ¿Estás constantemente interesado en la higiene física?
  6. ¿Evita fumar, abusar del alcohol o consumir otras drogas como el THC?

Mental

  1. ¿Se siente consciente de su estado y pensamientos actuales?
  2. ¿Sientes que tus emociones se entienden e interpretan con precisión?
  3. ¿Sientes más emociones positivas que negativas la mayoría de los días?
  4. ¿Sabes cuáles son tus puntos fuertes y los utilizas regularmente?
  5. ¿Sientes que puedes identificar tus metas y crecer para alcanzarlas?
  6. ¿Tienes esperanza para tu futuro?

De la sociedad

  1. ¿Tiene uno o dos amigos cercanos con quienes mantiene contacto regular?
  2. ¿Puedes expresar con seguridad tus sentimientos y pensamientos a amigos o familiares cercanos?
  3. ¿Existen valores compartidos con su comunidad o cultura?
  4. ¿Hay personas en tu vida que puedan apoyarte si tienes dificultades económicas?
  5. ¿Sientes que tienes límites saludables con las personas más cercanas a ti?
  6. ¿Hay personas a las que puedas pedir consejo u otras personas pueden acudir a ti con problemas?

guía: Responda sí o no a cada pregunta. Asigne 1 punto por cada respuesta “sí”. Sume las puntuaciones de cada sección y compare el saldo de cada una. En un triángulo de salud equilibrado, los tres elementos tienen puntuaciones similares. Sume las puntuaciones de cada pregunta.

Reflejar

Reflexione sobre los hallazgos anteriores utilizando las siguientes preguntas de reflexión para comprender mejor las áreas de oportunidad.

  • ¿Son iguales las áreas del triángulo de la salud? ¿Por qué?
  • ¿Cómo crees que se manifiesta el equilibrio o desequilibrio en tu vida?
  • ¿Qué puede hacer para mantener o mejorar el equilibrio de su salud utilizando lo que ya sabe sobre su vida y su salud?

Mantener el equilibrio

Con vidas, carreras, familias ocupadas y muchas demandas de nuestro tiempo y atención, mantener un estilo de vida saludable puede resultar difícil. Afortunadamente, reequilibrar su triángulo de salud no siempre significa una revisión importante de su vida. Hay cosas relativamente simples que podemos hacer para beneficiar nuestra salud mental, física y social.

Físico

  • Duerma de 7 a 9 horas por noche y mejore su higiene general del sueño.
  • Consuma una dieta que incluya suficientes proteínas, verduras y calorías adecuadas para su nivel de actividad.
  • Mueva su cuerpo constantemente durante todo el día y realice movimientos que se alineen con sus objetivos y bienestar.
  • Consulte a su médico de atención primaria para realizar chequeos periódicos y controlar sus consideraciones de salud.

Mental

  • Aprenda a practicar la atención plena a través de la meditación u otras prácticas relacionadas.
  • Utilice las indicaciones del diario para desarrollar su inteligencia emocional y conectarse con sus experiencias internas.
  • Si nota signos de enfermedad mental, comuníquese con un profesional de la salud mental, como un terapeuta o un trabajador social clínico.
  • Para obtener más información sobre sus fortalezas, realice la Evaluación de fortalezas de la personalidad de Valores en acción.

de la sociedad

  • Invite a otras personas a que lo acompañen en otras actividades saludables, como salir a caminar o compartir una comida.
  • Aprenda a comunicarse para construir relaciones o tener conversaciones desafiantes.
  • Sea voluntario para una causa que sea significativa para usted o represente sus valores.
  • Esté dispuesto a pedir ayuda y apoyo a su ser querido, incluso si eso significa lastimarlo.

Cuándo buscar apoyo

En su viaje hacia el bienestar, no es raro sentirse estancado, perdido o como si su crecimiento estuviera tardando más de lo esperado. En esos momentos, puede resultar útil saber a quién acudir en busca de ayuda y apoyo.

  • Cuándo consultar a un profesional de salud mental: Si experimenta emociones negativas intensas y regulares o emociones negativas agudas que afectan su capacidad para realizar las tareas diarias. También puede considerar consultar a un profesional de la salud mental para que lo ayude a afrontar el trauma o integrar experiencias intensas y adversas de su pasado.
  • Cuándo contratar un entrenador de bienestar: Un asesor de bienestar apoya a las personas en sus esfuerzos por aprender tanto información técnica como técnicas para generar un bienestar duradero. Esta información y habilidades se utilizan para construir y mantener los cimientos del Triángulo del Bienestar.

Ya sea que esté buscando terapia o coaching, es una buena idea buscar un profesional calificado para asegurarse de que la información que reciba sea precisa y que su práctica sea ética.

Cómo convertirse en un CWC

Si está en un viaje de bienestar y está interesado en apoyar a otros en su camino hacia el bienestar, considere convertirse en un Entrenador de bienestar certificado por NASM. Los asesores de bienestar desempeñan un papel fundamental a la hora de guiar y empoderar a los clientes en un viaje transformador hacia una vida más saludable y plena.

Este viaje incluye una comprensión integral de diversas áreas del bienestar, incluido el bienestar físico, mental, emocional, social e incluso espiritual. A través de asesoramiento y apoyo personalizados, los asesores de bienestar ayudan a las personas a navegar por estas áreas y lograr un equilibrio armonioso.

Pensamientos finales

Debido a que hay tantas opciones de atención médica disponibles, el Triángulo de la Salud puede ser una herramienta para ayudarlo a establecer prioridades. Puede resultar útil recordar que muchas de las mejores prácticas para el bienestar físico, mental y social están interconectadas. Algo tan sencillo como salir a caminar con un amigo puede mejorar las tres cosas. Hacer esto con regularidad puede ayudar a mantener más equilibrado su triángulo de salud.