La mayoría de nosotros nos hemos sentido culpables en algún momento. Ciertamente en algunos casos las sensaciones se volvieron intensas y duraron algún tiempo. Quizás regrese al presente ocasional pero repetidamente. De hecho, es natural preguntarse cómo se alivia la culpa.

Cuando cometemos un error o herimos a alguien, pueden surgir sentimientos de culpa y arrepentimiento. Tal vez fuimos en contra de nuestros propios principios o voluntad, tal vez hicimos algo socialmente inapropiado… o tal vez no hicimos todo lo que podíamos haber hecho. Todas estas situaciones ayudan a crear sentimientos de culpa.

Además, este sentimiento no siempre se produce solo, sino más bien En ocasiones va acompañado de ansiedad, tristeza, enfado e incluso vergüenza. Porque es importante distinguir los matices para poder cuidarte emocionalmente según sea necesario.Hoy hablaremos de todo esto. Esperamos sinceramente que os resulte útil e interesante.

¿Qué es la culpa? Remordimiento y arrepentimiento

La culpa surge de: Un sentimiento de que se ha violado una norma personal o social, especialmente cuando una acción u omisión ha causado algún grado de daño. Esto quiere decir que surge de la percepción de que has hecho algo mal, especialmente si ese hecho te causó malestar o malestar. Es por tanto una emoción social y compleja, pero como la mayoría de emociones básicas tiene una función adaptativa. En particular, la culpa promueve la empatía y la compensación por el mal causado. Echemos un vistazo a cómo y por qué.

Cuando una persona nace y se desarrolla social y emocionalmente, aprendemos muchos aspectos relevantes sobre el mundo, nosotros mismos, otras personas y lo que se espera de nosotros. Un aspecto importante que crece con nosotros es la moralidad, las normas éticas que nos dicen cuándo hemos hecho cosas buenas o malas y cuándo otros han hecho cosas buenas o malas. Por lo tanto, la culpa tiene aspectos cognitivos importantes que debemos considerar.

En general, la culpa es una emoción y sentimiento complejo que se basa en tres factores:

  1. eso acción Causar daño o acto ilícito, acción u omisión, real o imaginaria.
  2. «Cosas malas de la conciencia», es decir, la percepción y Autovaloración negativa del propio acto.Asume algo reprobable.
  3. Arrepentimiento, una emoción negativa derivada de la propia culpa. Malestar.

Por lo tanto, debido a que la culpa nos guía hacia la función adaptativa de recuperación, Debemos reconocer la conducta desencadenada, identificar si es reprensible y, en caso afirmativo, resolver el problema o inconveniente mediante el arrepentimiento. El arrepentimiento rara vez está exento de culpa.

Cómo nos afecta la culpa: señales y consecuencias

Identificar la culpa requiere un pilar crucial de la inteligencia emocional: la atención o claridad emocional. Esto significa identificar y prestar atención a cómo nos sentimos. de este modo, Cuando nos sentimos culpables, las consecuencias adaptativas o funcionales incluyen:

  • somos autocrítica ~ Por conducta concreto.
  • esto es Emociones que son temporales y manejables.Incluso si se siente intenso.
  • Nuestra principal preocupación es el sufrimiento causado por el daño. El foco está en dónde ocurrió el daño.
  • Empatía acompañada de culpa Nos mueve a ponernos en el lugar de la persona, animal u objeto herido.
  • Y la reacción o reacción resultante es Intentaremos repararlo o compensarlo por cualquier daño o lesión sufrida.

La culpa, la mala conciencia y el arrepentimiento nos mueven a resolver lo que hicimos mal o de maneras que puedan mejorarse. Contribuyen a la convivencia, el respeto mutuo y el cuidado socioemocional. Pero ¿qué pasa cuando la culpa se vuelve “demasiada”?

A menudo, cuando expresamos la culpa públicamente, la hemos estado experimentando durante algún tiempo, de forma repetida o intensa. En realidad, a menudo nos referimos a la vergüenza más que a la culpa. Distinguir entre ambas emociones es parte del problema a la hora de lograr la adecuada regulación emocional y autogestión que necesitamos.

Por qué me siento culpable: causas de la culpa

En el punto anterior describimos la culpa, las señales de identificación y los resultados adaptativos. Ahora veamos la otra cara de la moneda: la vergüenza. Echuburua y colaboradores dijeron:surgir Cuando la culpa empeora y se vuelve desadaptativa.

Cuando la culpa llama nuestra atención sobre ciertas acciones que creemos que están mal, La vergüenza se centra en la persona misma. En otras palabras, la pregunta ya no es “¿qué hemos hecho” sino “¿qué soy yo?” ¿Alguna vez te has dicho: “soy un desastre”, “soy un torpe”, “soy el peor”? Ni construye ni repara. Más bien, nos estamos castigando a nosotros mismos de manera destructiva.

todo esto Esto plantea desafíos y riesgos para nuestra salud mental y bienestar emocional. Los signos de vergüenza asociados con las consecuencias, es decir, la culpa, incluyen:

  • autocrítica con personal global («salsa de soja…»).
  • emoción viciosodoloroso.
  • El enfoque, las preguntas, la atención y la energía se dirigen hacia su propio malestar emocional («porque»).
  • No nos aislamos, nos privamos de consuelo y apoyo. Nos castigamos a nosotros mismos.
  • fácilmente blues.

La clave se encontró justo donde empezamos.: Puedo solucionarlo si me baso en el comportamiento. Si sólo me concentro en mí mismo, no puedo arreglarlo y lo único que me queda es el castigo. Como saben quienes nos acompañan en nuestro trato gentil, Aprender a reconocer y gestionar nuestros pensamientos es el primer paso para lograr la estabilidad emocional.

¿Cómo tratas la culpa? 5 llaves

Cuando hablamos de emociones, sensaciones y sentimientos, la palabra “terapia” en realidad no es la más apropiada. Lo elegimos porque a veces nos escribiste usándolo, pero preferimos conceptos como escuchar, aprender y sanar como una forma de regular y cuidar tu mundo emocional.

Si no escuchas ni aprendes, La vergüenza puede ir acompañada de ansiedad y pensamientos negativos intrusivos sobre acontecimientos de la vida. También hay ocasiones en las que estos pensamientos negativos intrusivos se centran en nosotros mismos. Y el resultado es una baja autoestima.

Veamos cinco claves para escuchar y afrontar la culpa de forma saludable.

1. Reconocer y expresar errores

El primer paso para sanar la culpa es Reconocer tanto el sentimiento como las acciones específicas que lo provocaron. ¿Qué hice exactamente? ¿Es esto reprobable según mi código de ética? ¿porque? Más bien, ¿es algo socialmente condenable? ¿porque? Entonces, ¿cuáles fueron los errores, daños e inexactitudes que cometí?

Estas preguntas de sondeo pueden ayudarnos a reconocer y expresar la culpa. La forma más amable es tener la siguiente estructura: «Soy… Me siento culpable por tener (el comportamiento)”. Por ejemplo:

  • Me siento culpable por gritarle a mi hermano.
  • Ahora me siento culpable por no apartar mi auto para que él pudiera estacionar cuando realmente estaba a punto de irme.
  • Me siento culpable por herir a mi amigo con mis palabras porque no era mi intención.
  • ¿Le gustaría agregar algún ejemplo? (Por favor comparta los comentarios al final de esta publicación).

Luego, armados de coraje y humildad, debemos expresar nuestros errores y pedir perdón. El problema no somos nosotros mismos, son nuestras acciones las que provocaron el crimen. Para corregir una conducta o compensar un daño, primero hay que hacerlo visible. Eso significa que debes expresarlo y pedir perdón.

2. Pide perdón con sinceridad

Puede resultar difícil admitir nuestra culpa y pedir perdón por nuestras malas acciones y sus consecuencias. Se necesita coraje y humildad para que alguien exprese esto. La humildad para aceptar que estamos equivocados y el coraje para afrontar las consecuencias de ese error.

Eso es importante, En el proceso, centrar nuestra atención (importancia) en la otra persona. Debido a que nuestro deseo es la felicidad de la otra persona, tratamos de arreglar lo que hemos hecho y que ha afectado negativamente a la otra persona.. Hablaremos de esto con más profundidad y lo explicaremos paso a paso en el próximo artículo. Cómo pedir perdón con respeto y sinceridad: 5 claves (click aquí para leer).

3. Si es posible, solicite las reparaciones usted mismo.

El arrepentimiento nos mueve a enmendar lo que hicimos mal de alguna manera. Tal vez podamos reparar un jarrón roto, aprender habilidades para expresarnos de manera más asertiva y comprometernos públicamente. También podemos limpiar tu vestido si tiene alguna mancha, o compensarte el daño de otras formas, es decir, compensar a la persona que sufrió el daño.

Si miramos, Lo importante aquí no es sólo la tranquilidad, sino reducir el impacto negativo que nuestras acciones tienen en los afectados. El centro es la otra persona y nuestro deseo de enmendar con ella las molestias que le hemos causado.

4. Ir a reparación indirecta

En algunos casos, la compensación directa no es posible porque no es posible reunirse con la víctima de la acción por algún motivo (por ejemplo, falta de contacto, muerte u otro). Entonces, Podemos participar en actividades solidarias para ayudar a otros que han sufrido las mismas malas acciones o para concienciar a otros del impacto de nuestras malas acciones. La reparación indirecta consiste en transformar acciones que percibimos como incorrectas en acciones que contribuyan a mejorar algo en el mundo actual.

Una vez más, se trata de poner. Se centra en el comportamiento inapropiado y explica qué podemos hacer para mejorar las consecuencias de ese tipo de comportamiento. La diferencia con el punto anterior es que este es más general y no se centra en las personas.

5. Fomentar el altruismo

Incorporar en nuestro día a día actitudes y comportamientos opuestos a lo que queremos cambiar también es una forma de superarnos. Por ejemplo, si dañas un objeto valioso de un amigo, puedes aprender a ser más compasivo con la persona que rompió algo que valoras y, al mismo tiempo, puedes aprender a no prestar fácilmente tus objetos de valor a otros. O, si tomo el artículo, que lo haga con el máximo respeto y delicadeza. También puedo fomentar un comportamiento amable en este sentido en mi entorno.

Sin esperar nada (perdón, reconciliación) Pero para mejorarnos a nosotros mismos como seres humanos y mejorar el mundo sólo un poquito. Podemos promover el altruismo alineándonos con el comportamiento que desencadenó nuestra culpa. Promueve la empatía, la solidaridad y el sentido de la vida.

Entrenamiento de reflexión sobre la culpa.

Ahora, por favor considera con amor lo que has aprendido hoy. ¿¿Cómo vives con la culpa? ¿Es por deseo de recompensa o castigo? ¿Cómo te propones vivir con la culpa de ahora en adelante? Comparta sus pensamientos en los comentarios al final de este artículo.

¡Seguimos acompañándonos!